logo palabra
Fuimos preparados para encontrarnos con una reunión formal, pequeña, un tanto académica en su enseñanza bíblica, un tanto parisina.

Pastor Luc Dumont

Nos sorprendió llegar a un culto multitudinario y vital, lleno de jóvenes que tienen que repartirse en cuatro reuniones a lo largo del domingo, porque el teatro adonde se congregan no da abasto.

La iglesia se llama Hillsong Paris, ubicada en la exclusiva zona de Montparnasse, donde no para el agite de su intensa actividad artística e intelectual.

Los cantos de alabanza son bellísimos, con un grupo de músicos universales, como salidos de un abracito entre Charles Aznavour y la Totó la Momposina.

WhatsApp Image 2018 11 18 at 3.00.35 PM

Era la primera vez que asistíamos a una predicación en francés. Al comienzo sonó un poco extraño, pero al segundo pasó inadvertido cuando nos capturó la voz del pastor Luc Dumont, un evangelista canadiense que recorre el mundo francófono con un mensaje profundo y moderno. De esos que saben hacer coincidir la eternidad del Evangelio con el carácter presente de la vida.

WhatsApp Image 2018 11 18 at 3.00.36 PM 1

En el libro de San Lucas, en el capítulo 24, hay un pasaje bíblico que nos cuenta de un par de discípulos de Jesús que, una vez lo crucificaron, emprendieron su regreso a Emaús, y que cuando aún recorrían los doce kilómetros desde Jerusalén, derrotados y sin esperanzas, fueron sorprendidos con que a su lado, caminando con ellos, iba el Resucitado.

“¿Por qué iban derrotados y sin esperanzas estos discípulos, si Jesús había prometido que resucitaría al tercer día?, ¿Por qué no esperaron en Jerusalén hasta que transcurriera el último minuto de ese tercer día?, porque les faltó la Fe, porque no creyeron lo que Jesús había prometido y tampoco le creyeron que siempre cumple sus promesas”, predicó el pastor Dumont, “así mismo nos ocurre a muchos de nosotros, cuando por impaciencia y falta de Fe, fatigados y pesimistas, damos media vuelta y nos encaminamos hacia la frustración, sin saber que en realidad estamos a un minuto de llegar al milagro que Dios nos tiene prometido como destino”.

Fue una bella lección de Fe.

Pero lo más bello de todo: ver cómo en París, en esa Francia de idolatrías intelectuales que tanto nos pintan como irreconciliable con la Fe, también vibran semillas de un cristianismo lleno de jóvenes, valiente y audaz.

No desfallezcamos.

La libertad y la justicia son nuestro destino de humanidad. Jesús nos lo ha prometido… y Él siempre cumple.    

Le recomendamos: La Ideología de Género se toma la educación en Escocia





0
0
0
s2sdefault
banner publicidad Facebook
ultima palabra
El periodista del New York Times escribió su artículo con bastante mala fe, pero sobre todo con un desconocimiento craso de la naturaleza y la magnitud actuales de las economías ilegales y del crimen que proliferan imponiendo su esclavitud en extensos territorios de nuestros campos y ciudades.
20 Mayo 2019
No estaban ni tibios los funcionarios de la embajada americana el día que creyeron asistir a la máxima expresión de la doble moral de la mamertería criolla cuando Petro, solazándose en su naturaleza, delataba como pertenecientes a las FARC a sus compañeros de bancada.
13 Mayo 2019
Algunos dicen que es el ELN, ¿pero, no será más bien Maduro?
02 Mayo 2019
La provinciana más universal del mundo.
22 Abril 2019
Los corazones de los franceses ardían mientras miraban, perplejos, cómo Notre-Dame de París se retorcía implorando bajo las flagelaciones inclementes de las llamas.
17 Abril 2019