logo palabra
Hablemos primero de la hoja de vida de Vicente Torrijos, quien ha sido designado por el Presidente Duque como nuevo director del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH).

Vicente Torrijos, Nuevo director  del Centro Nacional de Memoria Histórica

Analista político, escritor y periodista con especialidad en Opinión Pública, Magister en Estudios Políticos, hizo el postgrado en Altos Estudios Internacionales, cursó el doctorado en Relaciones Internacionales y culminó su estancia postdoctoral en Asuntos Estratégicos, Seguridad y Defensa.

También ejerció como comisionado presidencial para el manejo de crisis con Venezuela en el gobierno de Uribe y fundador de la maestría y el Departamento de Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Javeriana.

Adicionalmente, presidió el Consejo Latinoamericano de Investigaciones de Paz (Claip) con sede en Guatemala, fue Observador Internacional de la OEA para las elecciones presidenciales en Nicaragua, y miembro del Comité científico del Centro Regional de Estudios Estratégicos de la Escuela Superior de Guerra.

A estas alturas, ya nadie puede atreverse a objetar la trayectoria académica y profesional de Torrijos, ante lo cual se han dedicado a bombardear su nombramiento a partir de argumentos inaceptables a la luz de los más elementales fundamentos de la democracia.

El primer argumento que usan para impedir su llegada es que ha sido consultor en asuntos estratégicos del Comando General de las Fuerzas Militares.

El segundo, que hace poco escribió un artículo en el que opina que Bolsonaro es “un político en ascenso que, más allá de declaraciones eufóricas, ha construido un proyecto político perfectamente ajustado a las reglas de la democracia occidental”.

Y tercero, que cometió la herejía de escribir, en su ensayo para la Comisión Histórica del Conflicto y de las Víctimas instalada en La Habana por la Mesa de negociaciones en agosto de 2014, que en su opinión, el deseo de poder político del comunismo estaba entre las causas del conflicto armado en Colombia.

Por favor, señoras y señores progrefascistas:

¿Por qué alguien que haya trabajado con las fuerzas militares está impedido -vetado por ustedes- para asumir la dirección del CNMH?

¿Por qué alguien que se aparte del juicio de ustedes sobre Bolsonaro, y que explique desde otro punto de vista por qué el pueblo de Brasil acaba de elegirlo multitudinariamente, tampoco puede ser director de CNMH?

¿Por qué alguien que se haya alejado de la versión izquierdista sobre las causas de la violencia histórica en la política colombiana, menos aún, puede llegar a reemplazarlos a ustedes en el CNMH, que es una institución oficial, por demás, con un presupuesto muy abultado y apetitoso?

Una de dos: o los progrefascistas quieren vetar a Vicente Torrijos por sus diferencias políticas o quieren vetarlo para no perder el botín de puestos y platas que Santos les dio para que desplegaran su versión única de la historia junto al más descarado clientelismo.

Perdón,

¿O las dos juntas?

Le recomendamos: Los progrefascistas matonean a Darcy Quinn








0
0
0
s2sdefault
banner publicidad Facebook
ultima palabra
El periodista del New York Times escribió su artículo con bastante mala fe, pero sobre todo con un desconocimiento craso de la naturaleza y la magnitud actuales de las economías ilegales y del crimen que proliferan imponiendo su esclavitud en extensos territorios de nuestros campos y ciudades.
20 Mayo 2019
No estaban ni tibios los funcionarios de la embajada americana el día que creyeron asistir a la máxima expresión de la doble moral de la mamertería criolla cuando Petro, solazándose en su naturaleza, delataba como pertenecientes a las FARC a sus compañeros de bancada.
13 Mayo 2019
Algunos dicen que es el ELN, ¿pero, no será más bien Maduro?
02 Mayo 2019
La provinciana más universal del mundo.
22 Abril 2019
Los corazones de los franceses ardían mientras miraban, perplejos, cómo Notre-Dame de París se retorcía implorando bajo las flagelaciones inclementes de las llamas.
17 Abril 2019