logo palabra
En entrevista con la revista Semana, al exministro Juan Fernando Cristo se le escapó, como cosa rara, una verdad.


Entre el sartal de falacias que expresó y que el entrevistador aceptó sin chistar, lo cierto es que haber descubierto una verdad no puede menos que celebrarse como una joya extraordinaria.

Lo entrevistaron en su calidad de vocero del movimiento Defendamos la Paz, encabezado por exfuncionarios santistas, a propósito de su convocatoria a marchar contra las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la JEP.

Primera falacia: “Defendamos La Paz” es un grupo de colombianos de distintas tendencias y actividades que surgió de una manera espontánea a partir de las conversaciones individuales de muchos de los amigos de la Paz”. Nadie con dos dedos de frente y un centímetro de experiencia política puede creer el cuento de la “espontaneidad” de esta orquesta que suena como una conspiración.

Segunda falacia: “…desde su perspectiva, busca advertir el propósito del gobierno Duque de hacer trizas los acuerdos de paz con las Farc ante la presión de los sectores radicales de su partido”. Nadie que quiera “hacer trizas los acuerdos de paz” objeta tan sólo 6 de 159 artículos.

Tercera falacia: “Se trata de una marcha ciudadana convocada inicialmente por los jóvenes estudiantes que salieron a las calles en el 2016 después del plebiscito y que presionaron la renegociación del nuevo acuerdo”. Omite el exministro recordar el plebiscito con integridad, recordando también que en dicho plebiscito el pueblo rechazó lo negociado por Santos y las FARC en la Habana.

Cuarta falacia: “Esta no puede ser la marcha de los políticos, la marcha de la oposición." Esta será la marcha de los jóvenes que sueñan con que los dejen vivir en paz y no regresar a la guerra, la marcha de las víctimas que por fin ven cerca la verdad, la reparación y la justicia en medio de una impunidad de más de 50 años”. Se necesita bastante descaro para considerar al pueblo tan estúpido como para que les crea que detrás de las marchas no hay intenciones políticas ni de oposición.

Quinta falacia: “Esas objeciones son un golpe frío y calculado a la JEP y por tanto a la paz. Constituyen un desacato sin antecedentes a la Corte Constitucional…”. Ningún desacato. Hacer uso, más que prudente, de la competencia presidencial para objetar leyes por razones de conveniencia no es ningún desacato contra nadie.

Sexta falacia: “Hay previstas ya en varias capitales del país a partir de la próxima semana foros y encuentros con jóvenes, organizaciones sociales y ciudadanas para divulgar la posición de Defendamos la Paz frente a la actual coyuntura del conflicto armado en los territorios. Recorreremos el país explicando los efectos perversos de la posición del gobierno frente al futuro de la paz”. ¿Será que estos “foros y reuniones previstos en varias capitales” son igualmente “espontáneos”?

ÚNICA VERDAD:  “El propósito único y exclusivo de este grupo es defender los acuerdos con las Farc” (el resaltado es de la revista).

Sin embargo, no deja de ser una verdad a medias en tanto hay que sumarle al propósito de defender los acuerdos con las FARC, el propósito primordial del progrefascismo de convertir la bandera de la paz en una nueva trinchera de su guerra ideológica contra el gobierno del presidente Duque.

Una vez más, la paz como táctica de guerra política.
0
0
0
s2sdefault
banner publicidad Facebook
ultima palabra
La provinciana más universal del mundo.
22 Abril 2019
Los corazones de los franceses ardían mientras miraban, perplejos, cómo Notre-Dame de París se retorcía implorando bajo las flagelaciones inclementes de las llamas.
17 Abril 2019
Tuvieron que pasar casi nueve meses, desde que Duque se posesionó, para que la prensa bogotana decidiera poner el foco de sus titulares sobre el desastre de inseguridad por el que atraviesa Colombia.
15 Abril 2019
A lo largo de los últimos meses, las editoriales han venido publicando varios libros sobre la paz. Y las últimas semanas, la danza editorial sobre la “historia” de la paz se ha agitado aún más a propósito de los libros de Humberto de la Calle y de Juan Manuel Santos.
26 Marzo 2019
En medio de las preocupaciones que surgieron a propósito de los rumores mediáticos sobre una eventual decisión politizada e ilegal de la Corte Constitucional en relación con las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la JEP, saltó al ruedo, una vez más, la idea de la Constituyente para reformar la Justicia.
21 Marzo 2019