logo palabra
No estaban ni tibios los funcionarios de la embajada americana el día que creyeron asistir a la máxima expresión de la doble moral de la mamertería criolla cuando Petro, solazándose en su naturaleza, delataba como pertenecientes a las FARC a sus compañeros de bancada.

Ese día, mientras Petro creía acumular puntos para disfrutar del portafolio de favores que las agencias gringas disponen para administrar a sus garganta-profundas, también crecía el desprecio que los funcionarios acumulaban en su contra ante aquel acto de indignidad y deslealtad impúdicos.

Y no estaban ni tibios porque no podían imaginar que llegarían a ver el espectáculo vergonzoso que se ha desatado a propósito del retiro de las visas a unos magistrados de las altas cortes.

Increíble pero cierto: los que primero saltaron a llorar por la quitada de las visas y la injerencia de EEUU en asuntos de la justicia fueron Petro, Cepeda, Claudia López y cía., y detrás de ellos todo el coro mediático, las ONGs y sus aliados enclavados en la judicatura.

¿En qué consiste este otro ejemplo de la doble moral mamerta?

En que ahora sí, para defender la visa de sus amigos, salen a dar alaridos contra la injerencia gringa, como si no supieran que vienen manejando las cortes desde hace años, haciéndose, también, los amnésicos frente a la complacencia un tanto sinuosa que ellos mismos les expresan cada vez que los invitan a esas reuniones discretas que suelen sostener, tal como nos lo revelan los WikiLeaks.


También se aprecia su doble moral en el hecho de que vuelven a posar de defensores ideológicos de la autodeterminación de los pueblos, creyéndonos bobos a todos, como si no fuéramos testigos de verlos aplaudir la presencia militar de Rusia en Venezuela para apuntalar la dictadura de su aliado Maduro.

Lo que verdaderamente les molesta en la cúpula mamerta, entonces, no es la injerencia extranjera en asuntos colombianos sino la injerencia extranjera en contravía de sus intereses. Si esta vez los americanos estuvieran por extraditar a algún dirigente contrario a sus sectas o por convertir las 200.000 nuevas hectáreas de coca en parques ecohippies para el relax de las disidencias de las Farc, tengan la absoluta seguridad de que la amenaza gringa de desvisados sería presentada por ellos y por la prensa como la gran solidaridad internacional por la paz y la defensa de lo que han dado en llamar “el mejor acuerdo del mundo”.

La verdad, ver a los mamertos llorar por la visa gringa es tanto como ver patalear a un colectivo de activistas ateos porque no les permiten peregrinar a La Meca.
0
0
0
s2sdefault
banner publicidad Facebook
ultima palabra
El periodista del New York Times escribió su artículo con bastante mala fe, pero sobre todo con un desconocimiento craso de la naturaleza y la magnitud actuales de las economías ilegales y del crimen que proliferan imponiendo su esclavitud en extensos territorios de nuestros campos y ciudades.
20 Mayo 2019
No estaban ni tibios los funcionarios de la embajada americana el día que creyeron asistir a la máxima expresión de la doble moral de la mamertería criolla cuando Petro, solazándose en su naturaleza, delataba como pertenecientes a las FARC a sus compañeros de bancada.
13 Mayo 2019
Algunos dicen que es el ELN, ¿pero, no será más bien Maduro?
02 Mayo 2019
La provinciana más universal del mundo.
22 Abril 2019
Los corazones de los franceses ardían mientras miraban, perplejos, cómo Notre-Dame de París se retorcía implorando bajo las flagelaciones inclementes de las llamas.
17 Abril 2019